Noticias [ mostrar todas ]

Recomendaciones del Plan Agropecuario

Puede parecer un momento tranquilo para la producción ganadera en tanto las precipitaciones han sido copiosas, lo que favoreció la producción forrajera en general. Pero es tiempo de tomar decisiones sobre el manejo del rodeo de cría, preparando los vientres preñados para el próximo invierno, el parto y el servicio. Además hay que lograr que las vaquillonas de primer entore lleguen ciclando al servicio, para lo cual hay que planificar el manejo y así lograr ese objetivo. Estos conceptos fueron vertidos por el Ing. Agr. Esteban Montes Narbondo, del Instituto Plan Agropecuario en el informe que se reproduce.

RODEO DE CRÍA

El productor criador generalmente prefiere mantener los terneros al pie de la madre para que acumulen más kilos, sobre todo si los va a vender. Esta decisión puede parecer lógica en tanto se busca aumentar ingresos. Pero hay dos elementos que debemos tomar en cuenta para tomar la decisión de destetar ahora y no más adelante:
En los últimos años se ha observado que los máximos precios de los terneros se registran en marzo y luego descienden en la medida que la oferta aumenta. Por lo tanto, lo que puede ganar en kilos lo puede perder por precio.
Está demostrado que en la medida que se atrasa el destete, se atrasa la recuperación de los vientres, no logrando llegar a un estado reproductivo óptimo para el servicio siguiente, lo que implicará un menor porcentaje de preñez en el próximo año.
En la medida que se hagan los destetes temprano en el otoño, se puede obtener un mejor precio por kilo de ternero. Además, como las vacas no tendrán terneros al pie, disminuirán sus requerimientos para producir leche, lo que redundará en la mejoría de su condición corporal, posibilitándoles que enfrenten mejor el invierno, llegando en mejor forma al parto y al nuevo servicio.

A su vez, al tener un vientre sin cría al pie, tendrá una categoría que colabora en la limpieza de los campos (mejoramientos, praderas o campos naturales) del exceso de forraje estival, lo que permitirá que las especies invernales puedan rebrotar o que los bancos de semillas que se encuentran en el suelo tengan luz y espacio para poder germinar. No es necesario disminuir al máximo el forraje (pelar) los diferentes potreros, haciendo pastoreos intensos y de corta duración se generan espacios que facilitan la llegada de luz al suelo. Las vacas preñadas seguramente harán bien esa tarea y a su vez mejorarán su condición corporal.

Es necesario tener precaución con los terneros destetados, siendo imprescindible atenderlos desde el punto de vista sanitario, tomando medidas de prevención mediante la vacunación que corresponda, dosificando según las instrucciones de un Médico Veterinario.

VAQUILLONAS DE SOBRE AÑO

Hay que preparar estos animales para el próximo servicio que comienza en la primavera que viene y el objetivo que debemos plantearnos es que estén ciclando al comenzar el servicio. Es imprescindible no esperar a último momento para tomar medidas de manejo adecuadas, porque los vientres que vengan atrasados no van a lograr alzarse al inicio del servicio.
Es recomendable que esta categoría llegue con un peso mínimo de 250 kilos en forma individual a fines del otoño. Se deben pesar las vaquillonas para saber cuán lejos se está de ese peso objetivo y así definir prioridades y planificar los manejos.
También es recomendable controlar el estado sanitario y hacer los ajustes necesarios para que el manejo realizado sobre el rodeo, tenga como resultado la ganancia de kilos y estos no se pierdan a consecuencia de las parasitosis.
Siempre es recomendable consultar a un técnico para decidir y ajustar las medidas de manejo a realizar en cada caso.

+ Ver más noticias